La cámara basada en eventos de Prophesee logra una alta resolución

Hay algo inherentemente ineficaz en la forma en que el video captura el movimiento en la actualidad. Las cámaras capturan fotograma tras fotograma a intervalos regulares, pero la mayoría de los píxeles de esos fotogramas no cambian de uno a otro, y todo lo que se mueve en esos fotogramas solo se captura de forma episódica.

Las cámaras basadas en eventos funcionan de manera diferente; sus píxeles reaccionan solo si detectan un cambio en la cantidad de luz que los golpea. Capturan el movimiento mejor que cualquier otra cámara, generan solo una pequeña cantidad de datos y consumen poca energía.

La startup Prophesee, con sede en París, ha estado desarrollando y vendiendo sensores de visión basados ​​en eventos desde 2016, pero las aplicaciones para sus chips se limitaban a sistemas que solo requerían resolución VGA. La resolución del sensor era limitada porque los circuitos que rodeaban los elementos sensores de luz ocupaban mucho espacio. En una asociación anunciada esta semana en la Conferencia Internacional de Circuitos de Estado Sólido IEEE en San Francisco, Prophesee se ha asociado con Sony para poner ese circuito en un chip separado que se encuentra detrás de los píxeles.

«Utilizando el proceso de Sony, que es posiblemente el proceso más avanzado, pudimos reducir el paso de píxeles a 4,86 ​​micrómetros» desde los 15 micrómetros anteriores, dice Luca Verre, cofundador y director ejecutivo de la empresa.

El generador de imágenes basado en eventos HD de 1280 x 720 resultante es adecuado para una gama mucho más amplia de aplicaciones, que incluyen vigilancia y monitoreo, realidad aumentada, realidad virtual y drones.

La compañía también busca ingresar al mercado automotriz, donde los lectores de imágenes necesitan un alto rango dinámico para abordar las grandes diferencias entre la conducción diurna y nocturna. «Aquí es donde sobresale nuestra tecnología», dice.

Además del fotodiodo, cada píxel requiere que los circuitos conviertan la corriente del diodo en un voltaje logarítmico y determinen si ha habido un aumento o una disminución en el brillo. Es ese circuito el que, en los nuevos sensores, se coloca en un chip separado que está detrás de los píxeles y está conectado a ellos mediante una densa serie de conexiones de cobre. Anteriormente, el área de detección de luz constituía solo el 25 por ciento del área de píxeles, ahora es el 77 por ciento.

Cuando un píxel detecta un cambio (un evento), todo lo que se emite son las coordenadas del píxel, la polaridad del cambio y una marca de tiempo de resolución de 1 microsegundo. El generador de imágenes consume 32 milivatios para registrar 100,000 eventos por segundo y aumenta a solo 73 milivatios a 300 millones de eventos por segundo. Un sistema que comprime dinámicamente los datos de eventos permite que el chip mantenga una tasa de más de mil millones de eventos por segundo.

Esta publicación se corrigió el 21 de febrero para aclarar la asociación de Sony y las aplicaciones para el nuevo sensor.

Fuente

Deja un comentario